La recogida de cable de Dani Mateo.


Que estamos viviendo tiempos difíciles, donde cualquiera se siente ofendido a la mínima, ya lo sabemos todos. Casos como el del cómico Rober Bodegas y el pueblo gitano sacaron a relucir las peores bajezas de todo dios. Pudimos ver como tuiteros moralistas o cómicos acusados de plagio como Manu Sánchez aprovecharon para arremeter contra el señor de Pantomima Full con argumentos de primaria. Pero el caso de Dani Mateo es harina de otro costal...
Era de esperar que los sectores más conservadores pusieran el grito en el cielo ante un sketch que incluía sonarse los mocos en la bandera, un gag muy de los 2000 por cierto, esto ya le funcionó muy bien cuando bromeó con la cruz del Valle de los Caídos, entonces la asociación franquista le llevó a juicio y poco más.
Pero es que Dani Mateo no hace nada nuevo, nuevo era cuando el cómico Lenny Bruce llegó a estar prohibido en diferentes estados americanos o también podemos recordar a otro grande como George Carlin, ejerciendo comedia underground. 
Ojo, que un cómico intente adaptar las maneras de otro no es malo (a menos que sea el plagiador Manu Sánchez), lo malo, lo realmente penoso de todo esto, es que si vas de contracultural haciendo un sketch con la banderita de turno, no te amilanes si pierdes contratos publicitarios. Sobretodo cuando estamos yendo hacia atrás en el tema de la libertad de expresión, con situaciones como las del , Rober Bodegas, César Strawberry o la timadora de Cassandra Vera (que también tiene lo suyo). Lo último que necesitamos son actos de cobardía. Mala suerte si la broma se te ha salido de madre y "la commedia" (como diría Ignatius) se ha abierto camino.
¿Cómo puedes hacer algo así? ¿Cómo puedes volver a meterte en la cueva tras lo sucedido? No solo hablar del chiste en términos de metafísica para intentar camuflarlo. ¿Cómo te atreves a dar el pasito atrás? Con toda la gente que ha estado pisando juzgados por temas similares. ¿Os imagináis a Willy Toledo yendo a besar al obispo de turno y arrodillado pedirle perdón? Los principios de Dani Mateo acaban donde empiezan los de Clinica Baviera, Vodafone o de la tienda de ropa esa de señores mayores. Yo no voy a olvidar esto cuando alguien comparta unas de tus soflamas, si puedo te responderé "A clínica Baviera no le ha gustado este tuit". Amigos cómicos, recordad bien este momento, Dani Mateo está de apoyo pero al fondo, muy al fondo.