Piratas de Silicon Valley (TV, Martyn Burke,1999)

Mientras esperamos el biopic definitivo sobre Steve Jobs con Michael Fassbender y tras el varapalo de la versión protagonizada por Ashton Kutcher. Muchos aún recordamos con cariño el telefilme de 1999 "Piratas de Silicon Valley", donde se narra, con bastante crudeza, el auge de los dos semidioses de la era informática, Jobs (Noah Wyle) y Gates (Michael Hall). El director de forma bastante acertada hacía que sus comparsas de pillerías, Wozniak y un genial Steve Ballmer, rompieran de vez en cuando la cuarta pared y nos hicieran de guía en momentos cruciales para los protagonistas, muy al estilo de House of Cards, algo que el espectador agradece durante el visionado.
Nada más comenzar vemos a un hippie Steve Jobs, con una personalidad arrogante y conflictiva. Queriendo comerse el mundo entre porros, mal olor y sus sufridores amigos. Mientras que Bill Gates es un chaval algo acomplejado y tímido que se va abriendo paso en el mundo académico.

Al igual que Jobs, no solo vemos las penurias o los riesgos que asumen ambos protagonistas, también vemos sus bajezas morales, ya sea en la vida personal o en el mundo empresarial, como bien dice el título, son piratas, así que dejen el corazón en la puerta.

¡Jesús!
Otra cosa de agradecer es un guión bastante fiel a la realidad, los protagonistas son bastante ruines, ambos se aprovechan de los descubrimientos del otro para liderar el mundo de la era informática.


Grupo salvaje
Pese a las aparentes diferencias entre Jobs y Gates, nos encontramos con dos personas con una gran necesidad de ser admirados, de demostrar su genialidad y sobretodo de evitar que otros lo hagan, ya sea mediante la adquisición de sus productos o copiando lo que ellos han hecho, además de imponer su estilo de vida a su entorno y a la sociedad misma.



El telefilm estuvo nominado a 5 categorías, incluyendo mejor guión y mejor película y poco a poco se ha ido convirtiendo en un clásico de culto pese a su carencias.

Lo mejor:
El reparto actoral, todos los actores entregados al máximo. 

Lo peor:
La calidad de imagen en algunos DVD´S deja mucho que desear y el pésimo doblaje.