Disney quiere irse de Netflix. Planea retirar todas sus películas en 2019. (Almenos en EEUU)


Disney es una de las mayores productoras audiovisuales del mundo, si no la mayor. Su catálogo de películas y series es tan grande que puede subsistir por sí mismo. Así deben haberlo pensado en Disney, que anuncia que sus nuevas películas ya no aparecerán en Netflix, y que seguramente se emitirán en su propio servicio de streaming.

La noticia debe haber sido un jarro de agua fría para Netflix, que mantiene en su catálogo bastantes películas de Disney. Es seguro que acumulan millones de visualizaciones anuales, y es que esta productora no sólo posee los derechos de las míticas películas de animación, sino de sagas de culto como Star Wars.



El anuncio aclara que el acuerdo entre Disney y Netflix se romperá en 2019, fecha en la que es de esperar que se lance el nuevo servicio de series y películas por suscripción. Lo que no ha quedado claro es si estará disponible sólo en Estados Unidos o si llegará al resto del mundo de forma simultánea.
Fuera de Norteamérica los usuarios pueden respirar tranquilos, al menos de momento. Se lo quieren tomar con calma y por eso sólo retirarán los derechos de emisión a terceros en Estados Unidos, aunque de irles bien es casi seguro que su plataforma dará el salto a Europa, con lo que eso conlleva para Netflix, HBO, Amazon Prime Video y el resto del sector.

Las dos primeras películas que estrenarán en exclusiva serán Toy Story 4 y una secuela de Frozen. Esto significa que también estarán las películas de Pixar, compañía subsidiaria de Disney. Está por ver si ocurrirá lo mismo con Marvel.
Aunque pueda ser sorprendente, es lógico que la compañía quiera comenzar a hacer caja con su propia plataforma de vídeo. Al fin y al cabo tiene los recursos necesarios para poner en marcha una iniciativa como esta, tanto por presupuesto para lanzar su servicio de streaming como por catálogo. Sólo con las películas y series de Star Wars es más que suficiente para atraer una buena cantidad de usuarios. Más aún con las películas que se estrenan de esta productora cada año.

¿Pudo Disney haber comprado Netflix? Si y No.

Hay que ser sinceros, Netflix necesita muchos inversores, o más bien que una compañía grande les absorba, sobretodo para rellenar un agujero de más de 200 millones que tienen debido a producir series y series a lo loco. Reed Hastings es una especie de petyr baelish de Juego de Tronos con un proyecto audiovisual que no sabe gestionar y pretende convencer a los usuarios que cancelar series es algo bueno y arriesgado. Seríamos tontos si pensáramos que Disney no se lo ha pensado y que las series originales de Marvel para Netflix eran una "punta de lanza" para captar a la célebre plataforma. Pero entendemos que lidiar con alguien tan arrogante como Hastings tiene que ser...complicado.

Disney no para Este es sólo uno de los proyectos que se traen entre manos. También hay fecha para el estreno del parque temático de Star Wars, una idea millonaria que seguramente saldrá bien. En 2018 echará a andar salvo sorpresa. ¿Os acordáis cuando sólo hacían secuelas de sus éxitos con baja calidad? Bendita Marvel...

TE PUEDE INTERESAR:

Hackers Vs HBO

ESTRENOS DE NETFLIX DE AGOSTO