Cine y acción: Warcraft, el origen.

El reino de Azeroth está a punto de sufrir la invasión de unos terribles orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrentará a la destrucción, y el otro, a la extinción.
Warcraft es una aventura épica medieval que fácilmente recuerda a la trilogía de El señor de los anillos, y que la calificación “para todas las edades” no le hace más que un flaco favor al no permitir más crudeza, sangre o sexo, en el resto del metraje de Warcraft: El origen puede llegar a ser entretenido, algunos momentos más que otros, lógicamente. Pero su fuerza visual, la animación de personajes digitales parece haber alcanzado ya su máxima potencia, así como la construcción de algunos de sus personajes atraen suficiente la atención del espectador. 
EL RESTO DE LA CRÍTICA en Cine y Acción.