Batman V Superman, El amanecer de la justicia.

Dejando de lado la cara triste de Ben Affleck y la bilis habitual vertida sobre cualquier película de DC Comics. BVS es una buena película, con sus defectos y virtudes. (Ojo hay Spoilers).
Tras dos años de espera por fin hemos disfrutado de Batman V. Superman, la película que tiene que dar pié a todo el universo fílmico DC. Si, lo he dicho, he disfrutado. De eso trata el cine de superhéroes, de dejar el cerebro en casa y no buscar justificaciones a todo lo que suceda. He procurado pasar de americanismos, de fanboys, de trasfondo religioso y sencillamente disfrutar de escenas espectaculares y de momentos épicos, como dice nuestra soberana "Lo demás merde".

Clark y Bruce Wayne se marcan un debate que ni en La sexta noche.   Foto: Warner
Han pasado dos años desde que Superman tuviera que darse a conocer, para salvar a su planeta de acogida del general Zod, pero las heridas dejadas en Metrópolis y en los ciudadanos siguen abiertas. Bruce Wayne, antaño Batman, fue testigo de la devastación provocada por Zod y el sentimiento de incapacidad ante la hecatombe provocada , le ha convertido en una persona amargada y más violenta de lo habitual, ¡Ahora marca a los criminales con fuego! Un sentimiento de odio que comparte buena parte del gobierno USA y con un joven esquizofrénico llamado Lex Luthor...

El mítico enfrentamiento entre Batman y Superman en "El regreso del caballero oscuro" De Frank Miller.
Ni dioses ni gigantes, solo hombres.
Si hay algo que ha logrado Marvel en su adaptación de un personaje aparentemente plano como el Capitán América, (al menos para el espectador que desconoce su trayectoria en cómic), ha sido humanizar a Steve Rogers, dotarle de criterio propio y de enfrentarlo al stablishment cuando el personaje lo crea necesario. Eso es algo que se ha aportado a Superman y que vemos en varios momentos de El Hombre de Acero (Man of Steel, Snyder, 2013) y de esta secuela. Al contrario de lo que sucedía en la obra de Frank Miller "El Regreso del caballero Oscuro", Superman no es un pelele al servicio del presidente de turno, es un ser muy humano puesto a prueba una y otra vez. Al igual que su parternaire: Ben Affleck nos ha presentado al Batman más violento y pesimista que hemos visto en pantalla. Mientras Christian Bale nos proporcionaba una visión fría y aséptica del justiciero, Affleck nos ofrece una visión crepuscular de un Bruce Wayne que ha perdido la fe, que golpea y piensa después. "El mejor detective del mundo" necesita de la ayuda continua del cansado Alfred (grande Jeremy Irons) para actuar con inteligencia. Ben puede estar orgulloso ya que su Batman está por encima de todos los que hemos visto hasta ahora. 

No puedo olvidar las excelentes escenas de acción que vemos en pantalla, tanto el esperado duelo entre Batman y el último hijo de Krypton como el choque final contra el monstruoso Doomsday. Estas luchas no se hacen agobiantes como sucedía en Man of Steel y sobretodo gracias a la aparición de W.W. haciendo gala de sus clásicas armas, (Brazaletes, espada, escudo y lazo) que hizo arrancar aplausos en la sala de cine.

El Nolanismo.
Si de algo pecó Man of Steel, es de absorber lo peor del cine de Nolan: El excesivo metraje, la necesidad de remarcar, todos los aspectos de la trama varias veces, el trauma y la psicología cansina....  Eso es lo que alguien le obligó o le hizo creer a Snyder que tenía que hacer con Superman, No Zack, tú eras un director dinámico y gamberro. Buenas muestras son El amanecer de los muertos, 300 o Sucker Punch. No había necesidad de que ver una vez más la muerte de los padres de Bruce Wayne, ¿Imaginamos que cada capítulo de la serie animada que hizo Bruce Timm empezará con la muerte de los padres? BASTA. Solo hay alguien capaz de equilibrar esas películas de casi tres horas y hacerlas entretenidas amén de contentar al público "sesudo" y ese es Nolan.
La lucha final, lo mejor de la película. Foto Warner.
Wonder Woman va de excursión a Metrópolis.
Una de las cosas más celebradas de BVS es la mujer maravilla, la princesa guerrera se come la pantalla, roba escenas con una simple mirada, Gal Gadot se ha mimetizado a la perfección con la amazona. La queja viene de lo poco aprovechado que está el personaje. ¿Qué hace en metrópolis? ¿Vigilar a Lex Luthor? Comprendo que nos dejan con ganas de más para su película en solitario, pero salvo en la batalla final, donde demuestra de lo que es capaz, se ha perdido una oportunidad de destacar aún más al personaje.

Foto: Warner
Luthor, buen villano.
Eisenberg no es santo de mi devoción, pero ha hecho buen trabajo con un Lex Luthor oligofrénico, que se hace odioso e irritante. Momento de oro cuando humilla a Superman, una situación más propia del Joker que de un villano tan cerebral como Luthor.

Clark ¿Lo que noto es un pájaro? ¿Un Avión?
Amy Adams, mejor Lois Lane que en la anterior entrega.
La chica de Superman hace un papel más contenido y seguro en esta entrega, algo por lo que le doy las gracias a los guionistas, ya que su cuota de pantalla, por eso del feminismo, se hacía insoportable. Todos sabemos quién es Lois y su profesionalidad e inteligencia no es necesario que se muestre cada 10 minutos de metraje. Aquí vemos algo de intimidad y una subtrama que no satura. Aunque su participación en la parte final era innecesaria totalmente.

Guiños que quizás hayas pasado por alto.


¿Batman contra ISIS? Ojalá.      Foto:Warner

¿El sueño que tiene Bruce Wayne era real? Vemos a un Batman en el desierto luchando contra soldados de ¿Superman? y unos seres de apariencia insectoide que en el cómic son sirvientes de un ser extraterrestre llamado Darkseid, el villano cósmico de DC. Superman le arranca la máscara a Batman y le grita "Tú me la arrebastaste, ella era mi mundo" Esto puede hacer referencia a varias sagas. Una en concreto es "Gods among Us" iniciada por un recomendable videojuego de lucha al estilo Mortal Kombat donde los personajes de DC se daban de lo lindo y que dió pié a una colección de cómics muy recomendables. En ella Superman enloquece tras un atentado del Joker en plena metrópolis provocando que este se convierta en el dictador definitivo, algo que Batman temía desde siempre. Justo al despertar tiene una visión de ¿Flash del futuro? Que le pide que les busque y los reúna y que tenía razón con Superman. ¿Flash ha cambiado el pasado con esta aparición? Ha conseguido lo que esperaba. Supongo que lo veremos más adelante.

Los metahumanos ¿Era necesario llamarlos así? ¿Era necesario presentarnos un nuevo Flash con cara asiática, cuando ya tenemos uno que funciona genial en la pequeña pantalla? Podemos decir que la serie de Flash de CW es de lo mejor que se ha visto a nivel de superhéroes junto con la segunda temporada de Arrow. De momento solo Wonderwoman y Cyborg son los únicos fieles a sus versiones de tebeo. Esto hay que agradecérselo a Lex Luthor que los ha vigilado y teme que los seres con superpoderes se hagan con el control del planeta.

En definitiva:

Te va a gustar si dejas el cerebro en casa y te olvidas de los dogmas y disfrutas con todos los guiños al cómic y las escenas de acción.

No te va a gustar si no te gustó la trilogía del caballero oscuro o saliste odiando Man of Steel.


TE RECOMENDAMOS:

Capitán América: Civil War, Marvel se pone seria.