Probamos la BQ Aquaris M10 Ubuntu Edition.

Hemos podido asistir hoy a la presentación de la Aquaris M10 Ubuntu Edition, una tableta que apuesta a convertirse en un punto intermedio entre el PC y el móvil. Rompe las barreras y su sistema operativo ya no se basa en Android, dado que no es una plataforma productiva a la hora de crear un equipo movil para trabajar.

Como explicamos en el video las especificaciones son casi idénticas a las de la tableta Aquaris M10. Es decir, que el verdadero secreto del Aquaris M10 Ubuntu Edition está en el software, residiendo en esa idea de que Android todavía no es productivo a la hora de trabajar al 100%.
El bq Aquaris M10 Ubuntu Edition dispone de:
  • Pantalla de 10,1 pulgadas con resolución 1080p.
  • Procesador: MediaTek MT8163A quad-core a 1,5 GHz
  • 2 GB de RAM
  • 16 GB de capacidad de almacenamiento, expandibles a otros 64 GB vía ranura MicroSD
  • Puerto Micro HDMI, importante para esa salida de vídeo.
  • Batería de 7280 mAh
  • Cámara posterior de 8 MP y una frontal 1080p para videoconferencias.
Las dimensiones de esta tablet son 246 x 171 x 8,2 mm y su peso, de 470 g. Sobre el precio, aún no se conoce el definitivo pero en BQ aseguran que estará en línea con la política de precios de la marca, unos 260 euros.



Esta tablet es el primer dispositivo en demostrar verdaderamente la convergencia en este formato, que permité funcionar tanto en modo tablet como en modo escritorio.
La experiencia cambiaba completamente al conectar la tablet a un monitor, teclado y ratón. Encontrándonos ya en el monitor el escritorio de Ubuntu  tradicional y con las aplicaciones que teníamos abiertas en nuestra tablet "adaptadas" al escritorio en forma de ventanas que pueden redimensionarse y moverse.

Te puede interesar: