Series de Netflix: Shadowhunters - Cazadores de sombras.

Una vez superada la fiebre de crepúsculo, liquidada la saga de los juegos de la hambruna y con otras sosas y típicas como Divergente-Detergente-insurgente ya terminando. Nos encontramos con Shadowhunters, una adaptación en formato serie de las novelas de Cassandra Clare, que ya tuvo una malograda adaptación para la gran pantalla y que provocó el coma a más de un adolescente.
Pero la cadena ABC no es tonta y vió el potencial de la saga de jóvenes sobrenaturales, y ha confeccionado un más que atractivo culebrón de vampiros, demonios y otros criaturas de la notte. Estamos hablando de una digna sucesora de la mítica Buffy Cazabambinos de Joss Whedon, ahí es nada.
¿De que va Shadowhunters? Pues del accidentado descubrimiento por parte de una joven (y muy guapa) Clary Fray (Katherine McNamara) de un mundo oculto tras el nuestro, donde chulazos con cuero y tatuajes molones se enfrentan a vampiros, demonios, duendes y otros seres mágicos que la humanidad creía mitos o leyendas... La trama nos mete de lleno en un culebrón, con nuevas amistades, celos y unos efectos especiales bastante buenos.

Una trama más adulta.
A diferencia de otras sagas, como crepúsculo o los juegos de la sed, que acaban en bodorrio ñoño (Lo siento por el spoiler). Shadowhunters tiene relaciones de todo tipo, hay romance homosexual, bromance, y mucha sexualidad. En definitiva una trama actual y que se aleja del patrón clásico de las recientes aventuras para adolescentes.


McG en la producción.
El director de las entretenidas Terminator Salvation y los Ángeles de Charlie, tiene buen ojo para producir series, como gran ejemplo Sobrenatural, con 11 temporadas y entretenida a más no poder.
En fin, Shadowhunters es una serie más que recomendable para el fan del fantástico y de los cuerpos bonitos.
A cuentagotas.

Eso si, la saga la podemos ver en Netflix poco a poco, van a capítulo por semana, pero bueno, merece la pena.

TE PUEDE INTERESAR:

Series de Netflix: Marco Polo