Jolla, el hijo bastardo de Nokia, en situación crítica.



Jolla, la pequeña compañía formada por los renegados de Nokia, está al borde del abismo: Aquellos que rechazaron (heroicamente) formar parte de Microsoft, crear su propio smartphone y sistema operativo. Han tenido que despedir al 50% de su plantilla y se han quedado sin inversores para poder lanzar su nueva tablet en condiciones.
Muchos vieron que contratar a un ex directivo de Microsoft para que fuera el jefe de Nokia era como meter a un lobo entre ovejas. Al poco tiempo la caótica Nokia, con una reputación por los suelos, aceptaba ser el fabricante oficial de los Windows Phone de Redmond con irregulares resultados para la antaño principal marca de móviles.

Esto tuvo varios efectos colaterales: Symbian se iba a jubilar poco a poco y otros proyectos como Maemo se quedaban en pañales con el Nokia N900.

Pero el otro OS creado por los finlandeses e intel, Meego, iba a tener mejor futuro: Convertirse más adelante en Sailfish, el sistema operativo de código libre que usaría Jolla.

Los intrépidos ex-trabajadores de Nokia se armaron de valor y despertaron la curiosidad con su primer terminal. Actualmente está disponible por 199€ con su OS Sailfish 2.0, el "nieto" del primigenio Meego de Nokia.


Morir de éxito.

Las cosas iban bien, su futura tablet fue la más premiada del pasado Mobile World Congress en Barcelona. Pero sufrieron varios inconvenientes, un terrible error de previsión y perdida de inversores.
Actualmente, con el 50% del personal que tenían en su mejor momento y sin inversores que confíen en la marca. Jolla no puede fabricar todas las tablets que había prometido, solo 661 tablets Jolla verán la luz. Una cifra muy limitada y que supone un riesgo importante para un software como Sailfish, muy falto de aplicaciones.

¿Está condenada Jolla a repetir los errores de sus padres?

Más información Jolla.

No sabes nada Jon Nieve.
Aún más información en La Cueva de Android.

TE PUEDE INTERESAR:

Sincroniza tu Android fácilmente con PC o Mac mediante Airdroid.

Recordando el iPhone 5C.