Primera batalla de Robots Gigantes en 2016.


Megarobots de verdad, con armas, representando el orgullo de dos países en la vanguardia de la tecnología punta: EEUU y Japón. En este 2016 dos empresas, una japonesa y una norteamericana, tras varios retos y demostraciones, van a librar una épica batalla para demostrar cuál de sus robots es el mejor.
Un gran evento tecnológico esperado con ansias por bastantes fanáticos de la tecnología de ambos países. ¡El choque de Robots Gigantes!
La idea surgió de MegaBotsUna empresa de Boston dedicada a fabricar robots gigantes capaces de batirse en duelo. Sus responsables presentaron en sociedad al Mark II, y retaron públicamente a Suidobashi Heavy Industries (japoneses obviamente), los creadores del primer robot gigante, a un duelo entre robots y naciones.
La cosa tiene su miga, ya que Megabots Inc quería construir el primer robot gigante de combate de la historia, pero su campaña de crowdfunding no funcionó, los de Suidobashi llegaron antes, y el duelo surge como respuesta a esta competición.

¿Cómo son estos titanes metálicos? Vamos a comentarlos:
¡El abuelo del Metal Gear!
Mark II es la pionera creación de MegaBots: Un mecha de cuatro metros de altura, 6000 kilos con cañones que disparan bolas de pintura casi 200 kilómetros por hora.


Kuratas, el otro robot gigante de tres metros largos de alto, más bajito que el Mark II, dispara fuego real. De clara inspiración anime y más ligero que su rival, ya que pesa alrededor de 4.000 kilos. Este coloso mecánico solo requiere un piloto (aunque también puede ser controlado externamente). A diferencia de su némesis americana el kuratas dispone de ruedas (con una velocidad de 10 km/h).

"Los robots gigantes son parte de la cultura nipona", dijo con sorna el presidente de Suidobashi antes de añadir que su intención es "mandar al desguace" al Mark II a puñetazo limpio.

A diferencia de esta peli, el robot cachas es el Americano.
La batalla promete ser emocionante: Por un lado tenemos la fuerza bruta, salvaje y desmedida de los norteamericanos Por otro, la sutil sofisticación técnica de los japoneses.

Quedan muchos detalles por pulir. De momento no sabemos ni la fecha exacta de la batalla, ni el escenario en el que se celebrará, ni las normas concretas que habrán de regir el primer combate de robots gigantes de la historia de la humanidad. Quizá sea el primer paso para futuras competiciones  y para impulsar a otras empresas a desarrollar otros brutos mecánicos. ¿Tendremos guerra de Mechas?